Fin de semana en Madrigal de la Vera

¡Buenas! Ya estamos en septiembre y antes de que se me haga muy tarde, quiero compartir contigo esta entrada de un mini viaje que hice a Madrigal de la Vera (Cáceres) un fin de semana de julio.

Hablando con una amiga entre semana, me comentó que iba a iba a ir a su pueblo el viernes, así que le pregunté si podía acoplarme con ella y sus padres (tenemos mucha confianza, ella podría hacer lo mismo conmigo si quiere, ya lo sabe ^^), ya que yo estaba sin hacer nada en Madrid. Me dijo que sí, así que el jueves preparé una mochila con algo de ropa, las chanclas, dos bañadores y la toalla de la piscina.

Viernes

Como salimos a las seis de la tarde, me dio tiempo a hacer una tortilla de patata (me sabía mal ir de vacío), la cual casi nos comemos en el coche por el atasco que pillamos. Recuerdo que estaba muy nublado casi para llover (con unas nubes algo extrañas llamadas undulatus asperatus), pero tuvimos suerte y no llovió nada.

IMG_20170707_174123-01

Llegamos sobre las nueve, y como todavía había luz, fuimos al Cardenillo (una poza de la garganta de Alardos) a darnos un baño. El agua estaba un poco fría, pero mereció la pena porque estuvimos prácticamente solos y pudimos nadar sin problema (suele llenarse mucho los fines de semana en verano).

Después de estar más o menos veinte minutos en el río, nos fuimos a casa, cenamos y echamos unas partidas a las cartas. Sobre las doce y media nos metimos en la cama.

Sábado

Este día nos despertamos pronto para subir andando a “la Caldera”, otra poza del la garganta de Alardos. Desayunamos y nos preparamos rápido para salir con la fresca. Durante el trayecto apenas nos cruzamos con gente, solo vimos a tres personas que volvían hacia el pueblo. Cuando nos quedaban unos diez minutos para llegar, empezamos a “desintegrarnos” del calor que teníamos. Así que, una vez que llegamos (a los cuarenta y cinco minutos de haber salido de casa), nos metimos directamente en el río.

Allí estuvimos hasta las doce y media, ya que, queríamos volver para tomar algo con los padres de mi amiga.

El camino no fue del todo malo, cómo íbamos mojados no pasamos demasiado calor (exceptuando los últimos minutos). Al llegar preparamos unos tintos, cervezas, embutido y queso para retomar fuerzas :D.

Por la tarde fuimos andando todos a una poza llamada “el Rubioso”. El camino era el mismo que el de por la mañana, lo único que había que desviarse unos quince minutos antes hacia la derecha. Lo que no me gusta de esta parte de la garganta, es que el agua cubre menos y te vas chocando con las rocas si quieres nadar.

Allí estuvimos hasta las ocho de la tarde. Al llegar a casa, preparamos la cena y echamos una partida a los dados (nos ganó la madre de mi amiga ^^).

Domingo

Por la mañana fuimos de nuevo a “la Caldera”. Al llegar ya había varias personas bañándose. Media hora más tarde empezó a llenarse de grupos de familias y jóvenes que iban preparados con neveras para pasar el día.

Por la tarde estuvimos en una poza llamada “charco Negro” una hora. Es una zona de la garganta de Alardos poco profunda, recomendable para niños. De aquí nos fuimos a casa, cenamos, recogimos todo, metimos las maletas en el coche y volvimos a Madrid.

Pronto podrás ver la entrada de mi viaje a Lisboa.

Espero que tengas muy buena semana y que este mes no se te haga muy cuesta arriba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s