Cuatro días de relax en Málaga

¡Muy buenas! Hace un tiempo que llevo queriendo subir esta entrada y otra que verás justo a continuación para dar un cambio al blog. Y es que, durante el mes de julio y principios de agosto a penas he parado para escribir… Y aunque ha pasado mes y medio del viaje, quiero contarte mi experiencia.

Para este viaje me acompañó un amigo. Fuimos de jueves a domingo en AVE (128,50 euros cada uno ida y vuelta), porque el avión no salía un poco más caro y en coche o en autobús era una locura para tan pocos días.

Día uno

Como mi madre podía llevarnos, nos acercó y llegamos a las 16:00 a la estación de Atocha. Pasamos un pequeño control de seguridad (maletas y mochilas) y justo al otro lado se encontraba nuestra vía. Había una cola de unas 20 personas que ya estaba pasando hacia el andén.

A las 16:35, como marcaba en el billete, empezó a moverse el tren, pero a los pocos metros se paró un par de minutos… Y rápidamente cogió velocidad (no mucha porque aún seguíamos en ciudad).

La siguiente imagen la hice cuando estábamos atravesando Castilla la Mancha a unos 260 kilómetros por hora.

IMG_20170629_165942_131

A las 19:00 mas o menos llegamos a la estación de Málaga María Zambrano. Yo quería ir al servicio, pero no lo encontré y no quería dar vueltas porque nos estaban esperando para darnos las llaves del apartamento. Aun así, paramos a echar una primitiva, la cual no tocó.

Al salir de la estación, llamé al casero y quedé con él en unos veinte minutos en una dirección que estaba al lado de nuestro apartamento. Fuimos a la parada de taxis y rápidamente, un taxista nos llamó para que montásemos con él. Mientras tanto, otro se estaba quejando por detrás porque al parecer habíamos pasado delante de un grupo de gente (yo pensaba que estaba con ese taxista).

Y casi más rápidos que el AVE (saltándose unos cinco semáforos) llegamos a la oficina de Apartamentos Gold, pagando unos 6 euros y algo. Dicho local se encontraba en la calle Carretería 66 en la primera planta del edificio. Justo al subir y llegar a la puerta, tuve que llamar por el móvil porque no nos abrían la puerta, el hombre nos dijo que estaba llegando de otro apartamento y que por favor esperásemos cinco minutos. Cuando llegó, pasamos y nos comentó que nos tenía que dar otro apartamento con las mismas características porque habían tenido una avería en el nuestro. Además, este nuevo alojamiento se encontraba bien situado en la calle Carretería, 97, por lo que no nos pareció mal.

Al llegar al apartamento comprobamos que era un estudio similar al que habíamos reservado, con una cama de matrimonio, una cocina, un baño con ducha y un pequeño patio de 2 metros cuadrados. Todo muy bien por el precio que pagamos (tres noches por 170 euros los dos). Después de dejar las maletas fuimos a un supermercado a comprar algo de comida y bebida.

Al rato quedamos con una amiga mía y su novia en frente del teatro Cervantes para ir a tomar unas tapas por la ciudad.

IMG_20170629_231127_595

Nos llevaron a un bar de tapas llamado “El Tapy”. Un sitio barato en el que te regalan la tapa con cada consumición. Después de este sitio nos llevaron a la plaza de la Merced, donde hay multitud de vares irlandeses y mucho turista suelto. Aquí nos tomamos unas cervezas en una terraza. Al rato nos fuimos hacia el apartamento para descansar e ir al día siguiente a la playa.

Día dos

Nos despertamos sobre las 21:30, nos vestimos y fuimos andando (unos veinte minutos) hacia la playa “La Malagueta”. Para llegar tuvimos que pasar por un túnel con mucho ruido que se encuentra debajo de la Alcazaba.

IMG_20170630_115608_616

Al llegar a la playa vimos que no había gran cantidad de gente. Extendimos nuestras toallas en hueco grande y nos echamos crema (hay que protegerse :D). El agua estaba muy limpia y a una buena temperatura, la verdad que me encantó. Ahí pasamos unas horas y después nos fuimos al chiringuito “Tropicana” para comer una paella que, para mi gusto, no estaba muy buena (prácticamente “pagamos por las vistas” unos 25€ cada uno). También pedimos una ensalada para ir picando algo mientras la cocinaban. Mientras comíamos nos quedamos sin bebida y pedimos una botella de agua, la cual estuvimos esperando unos 7 minutos. Por ahí pasaban camareros pero no hacían caso. Mi recomendación es que hullas de los chiringuitos a pie de playa, callejea y encuentra un restaurante en el que no halla tanto guiri.

IMG_20170630_145325_786

Después de comer nos dimos un último baño en la playa, tomamos el sol y volvimos al apartamento para ducharnos y descansar unas horas antes de salir por la noche.

IMG_20170630_173426_409-01 (1)

IMG_20170630_173624_377

Por la noche cenamos en el mismo sitio que la noche anterior porque nos resultó muy económico. Después dimos una vuelta por la ciudad, pasando por la catedral, la noria, el Muelle Uno, la “Farola de Málaga” y la capilla del puerto de Málaga. Allí nos tomamos unos helados de yogur en “Llaollao”.

Día tres

Este día nos despertamos pronto y nos fuimos a correr por el paseo marítimo con los bañadores para darnos un baño después de la carrera. Apenas había gente por las calles y la playa. El calor empezaba a apretar por lo que solo duramos unos 12 minutos.

IMG_20170701_103244_125

Una vez paramos de correr, fuimos directos a la playa para darnos un baño y tomar el sol. A nuestro lado solo había unas cinco personas que solo estaban tomando el sol.

IMG_20170701_111420_448-01

Después de estar toda la mañana en la playa, nos fuimos al apartamento a comer unos macarrones y a echar la siesta. Más tarde volvimos a la playa y de nuevo al apartamento para ducharnos y prepararnos para dar una vuelta. Este día salimos un poco antes para tapear por el centro y pasear.

Día cuatro

Este último día lo dedicamos para hacer turismo por Málaga. Empezamos yendo por el paseo del Parque desde el que pudimos ver la universidad de y el ayuntamiento de Málaga, los jardines de Pedro Luis Alonso y la Alcazaba desde abajo.

Desde esos jardines empezamos a subir a la Alcazaba por una zona llena de plantas y árboles. Recuerdo que el suelo estaba hecho de losas de pizarra y a veces se hacía difícil caminar porque resbalaba. La entrada a la Alcazaba nos costó 2,20 euros a cada uno, pero si vas un domingo a partir de las 14:00 puedes entrar gratuitamente.

Después de esta visita quedamos con mi amiga del primer día para dar una pequeña vuelta y tomar algo. Nos llevó a un pequeño patio que se llamaba “La Invisible” en el que había una fuente y unas mesas de un bar donde tomamos unas cervezas “Victoria”. Desde ahí nos fuimos al apartamento a comer unas pizzas y después de nuevo a la playa para darnos el último baño en Málaga.

2017-07-02

Para finalizar la tarde, quedamos con otra amiga mía en el Muelle Uno y tomamos unas cervezas en “La Sureña”. Después cogimos un taxi para el apartamento porque se nos hacía tarde para coger el AVE. Recogimos todo y esta chica nos esperó en la puerta para llevarnos a la estación de tren.

A las 21:20 salimos puntuales desde la estación de tren Málaga-María Zambrano con dirección a Madrid.

IMG_20170702_212903_099

Si quieres encontrar vuelos baratos a Málaga, te recomiendo que leas esta entrada.

Pronto podrás ver la entrada de mi mini viaje a Madrigal de la Vera (Cáceres).

¡Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s